Dentro de la herboristería y de la medicina tradicional oriental nos encontramos una planta con potentes propiedades beneficiosas para nuestro organismo. De hecho, no es en la planta propiamente dicha sino en su raíz donde se encuentran sus propiedades. Estamos hablando del Ginseng.

El ginseng proviene de China, Corea y Siberia. Suele crecer en medio de bosques de pinos y abetos. Se trata de una planta de hasta 60 cm. de altura. Su tallo es blando y redondo que nace de una raíz gruesa que recuerda a una figura humana.
Es precisamente el ginseng uno de los tratamientos tanto de prevención como curación contra las úlceras pépticas.

 Úlceras de estómago y el ginseng:

Las úlceras son lesiones provocadas por el desequilibrio entre los factores agresivos y defensivos de la mucosa gastroduodenal y la bacteria Helicobacter Pylori.

Las lesiones se encuentran en la capa más superficial de la mucosa que recubre el estómago (úlcera gástrica) o en el duodeno (úlcera duodenal). El síntoma por excelencia de las úlceras es dolor abdominal, traducido como ardor o sensación de hambre dolorosa. Otros síntomas son: los gases, náuseas y vómitos, la pérdida de peso o la intolerancia a las grasas.
Como ya hemos comentado el ginseng puede ayudar a reducir estos síntomas. Pero ¿cómo?
El ginseng contiene propiedades antimicrobianas, de esta forma combate la infección de la Helicobacter pylori, protagonista de las molestas úlceras. Bloquea el crecimiento de la bacteria y repara el daño en las células gástricas.

Úlcera de estómago

Otras propiedades del ginseng:
  • Estimula las funciones cognitivas y la actividad general del sistema nervioso.
  • Aumenta y fortalece el funcionamiento del sistema inmunitario.
  • Debido a sus polisacáridos y los ginsenósidos ayuda aumentar la actividad de las células natural killer (NK) que nos defienden contra el cáncer.
  • Es un antiinflamatorio y analgésico natural en dosis específicas.
  • Combate el estrés y el cansancio.
  • Reduce los síntomas de la menopausia
  • Aumenta la producción de insulina y ayuda a regular el azúcar en sangre.
 Efectos secundarios y contraindicaciones:

Ya conocemos los beneficios del ginseng. No obstante, conozcamos también sus contraindicaciones y efectos secundarios para ser conocedores del buen uso de esta potente raíz.
En primer lugar, comentar que se recomienda tomar ginseng durante 3 meses como tiempo máximo. No obstante, existen una serie de efectos secundarios. Aconsejamos que, si se presentan alguno de estos efectos, se reduzca la dosis o se pare su consumo.
Aquí tienes una pequeña lista de efectos secundarios: hipertensión, dolor de cabeza, pérdida del apetito, diarrea, mareos o cambios de humor.
No se recomienda el uso del ginseng en: embarazadas o mujeres en periodo de lactancia, bebés y niños menores de 12 años, personas con problemas cardiacos, diabetes, trastornos hormonales o mentales.