Comienza una año nuevo y con él, como es de costumbre, aparecen los buenos propósitos. Perderé peso, haré más ejercicio y... ¡dejaré de fumar! Y es este último el que abordaremos, los beneficios de dejar de fumar.

Podríamos escribir páginas y páginas sobre lo problemático del hábito del tabaquismo. E incluso del centenar de miles de trucos de cómo dejarlo. Pero hemos llegado a la conclusión que ya hay suficiente literatura al respecto… y sigue sin funcionar. Dos de cada tres fumadores se han planteado dejar de fumar alguna vez. Es mundialmente sabido lo malo que es. Incluso en los propios paquetes te anuncian lo perjudicial del hábito. Es como si en la charcutería te pusieran en la etiqueta del salami que es perjudicial para tu salud, seguramente nadie lo compraría. En el caso del tabaco, eso tampoco funciona. Así que abordemos el problema desde otro prisma.

Partimos del hecho que hemos dejado de fumar. Expliquemos que va ha pasar.

Síntomas de abstinencia a la nicotina y otros productos del cigarrillo:

  • Mareos y dolores de cabeza.
  • Depresión, frustración e impaciencia.
  • Irritabilidad o aburrimiento.
  • Aumento de peso, estreñimiento y gases.
  • Tos, dolor de garganta y cansancio.

Teniendo en cuenta esos síntomas, debemos saber que sufrimos dos tipos de abstinencia. Abstinencia física y abstinencia psicológica.

Hay que tener en cuenta que las consecuencias malignas del tabaquismo se pueden revertir si se deja de fumar antes de los 40 años. Pasada esa edad nuestro cuerpo puede recuperarse pero no al 100%.

Dejar de fumar a tiempo puede ser lo suyo

Si dejamos de fumar nuestro organismo recupera el nivel normal de la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal en tan solo 20 minutos. A las 10 horas empieza la recuperación de la oxigenación pulmonar, regulándose los niveles de monóxido de carbono y oxígeno.
En 1 día disminuye a la mitad el riesgo de muerte súbita. Transcurridos 2 días comienza la recuperación de las terminaciones nerviosas afectadas, normalizando el sentido del olfato y el gusto. En 3 meses se incrementa la capacidad torácica y física. En 9 meses se reducirá el riesgo de enfermedades cardíacas y mejora el drenaje bronquial. Y finalmente en 15 años un exfumador tiene el mismo riesgo de tener una enfermedad relacionada que una persona que no fuma. Por tanto, ¡físicamente estás curado!!!

Pero, como hemos comentado previamente el problema es tanto físico como psicológico. Y aquí viene la noticia bomba: Psicológicamente un fumador será fumador siempre.

Ya sabemos los síntomas que provoca dejar de fumar, sabemos los beneficios de dejar de fumar. Pero, realmente, creemos que para dejar de fumar lo importante es hacer un autoanálisis individual de porque fumamos. De esta manera cada persona encontrará su método más adecuado.

¿Cuál es el motivo por el que fumamos? Un estudio de la Asociación Contra el Cáncer demuestra que los principales motivos del tabaquismo son psicológicos y sociales. Y la única forma de vencer el tabaquismo es conocer el motivo, aceptarlo y luchar contra él.

Aquí tienes una lista. ¿Cuál es el tuyo?

  • Adaptación a un círculo social
  • Para estar a la moda
  • Para afirmar tu independencia
  • Como símbolo de protesta, rebelión o desafío
  • Por influencia de personas que respetas
  • Para rebajar peso
  • Para calmar los nervios
  • Para mantener el nivel de atención.

Desde tu www.tudietasaludable.com creemos que no existe el remedio infalible ni estándar para dejar de fumar. Incluso el método que a alguien le puede venir bien a otra persona puede que no le funcione, ya que como hemos dicho el nivel de implicación psicológica es enorme. Te animamos a dejar ese mal hábito, a encontrar el motivo para hacerlo y recordarte que la ingesta de fruta alta en vitamina C ayuda a la desintoxicación natural del organismo, incluyendo la nicotina.