Ayuda a mantener el cabello con remedios naturales

Se estima que, al día, una persona puede perder hasta 100 cabellos sin que eso llegue a considerarse como algo anormal.
No obstante, cuando ese número se sobrepasa con creces y la persona empieza a notar que su pelo se cae durante el baño, en los cepillos, en el peine, en la ropa y en muchos otros lugares, es cuando se encienden las alarmas por un posible problema de calvicie.

La caída del pelo se debe a alguna deficiencia de hierro o de alguna vitamina. En las farmacias hay varios complejos multivitamínicos diseñados especialmente para la salud capilar. Y es que combatir la caída del cabello desde adentro es igual de importante que combatirla de afuera. En este artículo veremos tres recetas de bebidas caseras para combatir la caída del cabello desde adentro.

Como prevenir la caida del cabello con alimentos para manter el pelo sano y fuerte.

La mejor manera de prevenir la caida del cabello a la largo plazo es llevando una dieta equilibrada y no someternos a mucho estrés (a veces es imposible). Los alimentos ricos en hierro, azufre, potasio, omega 3 y ácido fólico contribuyen a mantener un pelo sano. Nos preocupamos mucho por mantener la salud del cabello desde fuera con productos para su cuidado, pero ¿y desde dentro? La alimentación es una de las claves para que nuestro pelo esté sano y fuerte. Las dietas milagro, por ejemplo, provocan desequilibrios en el organismo que pueden afectar negativamente al cabello.

El cabello crece continuamente, por lo que se convierte en un registro químico, prácticamente diario, de los alimentos que ingerimos. Una alteración en la alimentación modifica los niveles de los elementos que lo componen y pueden alterar la salud del cabello.

La caída del pelo afecta a mucha gente

Los expertos opinan que recuperar el pelo es muy difícil, sin embargo nos dan pistas sobre dónde encontrar algunos componentes, básicos en una correcta dieta y que mantienen nuestro cabello sano:

  • Azufre: Verduras (brócoli, repollo, puerro, espárragos…), frutas (piña, coco…) y quesos. Favorece la depuración de toxinas y ayuda a tener buenas digestiones. Mejora la calidad del cabello, favoreciendo la síntesis entre queratina y colágeno.

  • Hierro: Vegetales de hoja verde (como las espinacas, las acelgas...), la soja, las lentejas y la carne de pavo o de pollo. Indispensable para transportar oxígeno y proteínas y ayuda a metabolizar las vitaminas del tipo B. Su carencia produce anemia ferropénica o carencial, y ello comporta falta de energía o astenia, incremento de la fatigabilidad, dificultades de concentración y, en cuanto al cabello, lo vuelve más quebradizo y frágil.

  • Acidos omega 3: Nueces o pescados azules, como el atún, el mero o la merluza. Reduce los niveles de colesterol «malo» y mejora los del «bueno», disminuye la concentración de triglicéridos y ayuda a quemar grasa. Su déficit provoca sequedad en el cabello, volviéndolo más opaco y sin docilidad.

  • Potasio: Verduras (como el calabacín, el champiñón o la calabaza), frutas (como el melón o los kiwis), yogures y pescados (como el salmón o el emperador). Ayuda en la síntesis de proteínas y en el metabolismo de los carbohidratos. Un déficit en los niveles de potasio trae como consecuencia una piel poco tonificada, unas uñas débiles y un aumento de la caída del cabello.

  • Ácido fólico: Legumbres, como los garbanzos o las judías; o cereales como el arroz o el pan integral; frutas como las naranjas u otros cítricos. Su carencia puede producir anemia, como en el caso del hierro, pero en este caso de tipo macrocítico. Interviene en el proceso de formación de la metionina, un aminoácido azufrado, necesario para el folículo piloso.

En definitiva para evitar la caída del cabello debemos tener una vida sana sin carencias alimenticias, seguir rutinas de relajación y ejercicio. Recordamos que tanto para realizar una dieta como para corregir problemas capilares, el mejor consejo es acudir a un especialista.