Es de todo el mundo conocido que la rutina laboral, la falta de tiempo, el estrés y el hecho de tener que comer fuera de casa produce un descontrol alimenticio que puede provocar insuficiencias de nutrientes y un estrés en nuestro sistema nervioso.

Comer sano y fuera de casa no tienen por qué estar reñidos. Hoy nos centraremos en consejos y hábitos para poder compaginar nuestra rutina con una buena alimentación. Para ello, uno de los primeros pasos es hacer un nuevo amigo: el tupper.

Hay que tener en cuenta algunas reglas básicas:

  1. No dejes pasar la hora de la comida.

  2. Planifica tu menú semanal y prepáralo con anterioridad.

  3. Evita el consumo de calorías en forma líquida.

  4. La rutina laboral no es excusa para no hacer ejercicio físico.

Es muy fácil caer en la tentación de comer entre horas, abusar de snacks o galletas. O consumir demasiado té, café o chocolate además de bebidas gaseosas altas en azúcares. Olvídate de la bollería industrial. No hay mejor snack que una buena pieza de fruta. Para evitar esta situación hay que respetar la regla de cinco comidas al día. De esta manera evitaremos la sensación de hambre fuera de horas.

Es imprescindible planificar esas comidas que hacemos fuera de casa. Prepara el tupper la noche antes, o si lo prefieres prepáralo por la mañana temprano.

Tupppers poco saludables

No abuses de bocadillos y procura que sean vegetales. Incluye en tu tupper una porción de carne con poca grasa, vegetales o pasta. Para facilitarte el trabajo, plantea platos sencillos de preparar y a poder ser que no dejen olores fuertes en tu lugar de trabajo. Enriquece tu menú con proteínas, los huevos duros son fáciles de llevar. Si dispones de cocina en tu puesto de trabajo, puedes llevarte sopas o caldos, ideales para calentar al momento.

Si comes en el restaurante procura elegir la opción más ligera del menú. Opta por una buena ración de vegetales, por las carnes a la plancha y evita los condimentos grasos como la mantequilla o salsas.
Una buena costumbre es mantener siempre una botella de agua cerca de tu puesto laboral. Recuerda que beber de forma continuada durante el día ayuda a la concentración y evita que confundas la sensación de sed con la de hambre.

La alimentación variada y sana no está reñida con el trabajo. Unos buenos hábitos alimenticios te proporcionarán la energía que necesitas para triunfar.