Una alergia es una reacción desproporcionada de nuestro sistema inmunitario hacia una sustancia o agente externo. Ocurre cuando nuestro sistema inmunitario de nuestro organismo detecta una sustancia que considere dañina o nociva, desencadenando una reacción exagerada.

Hay que recordar que estas substancias, conocidas como alérgeno, pueden tener orígenes muy diferentes como: proteicos o no proteicos, extractos alimentarios, bacterias, pólenes, origen animal, entre muchos más.

 Causas de la alergia:

Existen alergias de muchos tipos, de diferentes intensidades y de casuísticas muy diferentes. Hay alergias crónicas y otras esporádicas o transitorias. A continuación enumeramos las más comunes en nuestra sociedad:

  • Predisposición genética: las líneas familiares juegan un papel decisivo para la aparición de procesos alérgicos en los más pequeños.
  • Exposición ambiental: está demostrado que las afectaciones alérgica es más común en hijos de inmigrates. Esto es producido por el cambio de condiciones climáticas y de polución ambiental dentro de la evolución genética familiar.
  • Exposición profesional: la sobreexposición a diferentes agentes alérgenos puede producir una hipersensibilidad y afectación.
  • Tabaquismo: la irritación provocada en el sistema respiratorio beneficia a las alergias de polen y/o ácaros.
  • Alimentaria: más común en los niños que en los adultas y puede deberse a una intolerancia. Los aditivos alimentarios pueden causar reacciones alérgicas.
  • Ácaros del polvo: Se trata en realidad de una afectación respiratoria hacia una mezcla de escamas de piel humana y de animales, restos de insectos, fibras textiles, restos de alimentos, bacterias, pelos, plumas de ave, mohos y los ácaros que son unos parásitos microscópicos.
  • Plantas y pólenes: alergia primaveral. Provocada comúnmente en esta época por el aumento de pólenes en la atmósfera.
  • Animales: puede estar causado por sus escamas de piel o incluso por el pelo de diferentes mamíferos o las plumas de algunas aves.

* Por su extensión y complejidad profundizaremos y ampliaremos información en próximos artículos.

 Síntomas de la alergia:

Los síntomas alérgicos son fáciles de detectar divididos, generalmente en dos grandes grupos que son los síntomas respiratorios y los cutáneos.

Ácaros del polvo

La alergia se manifiesta con secreción nasal abundante, llanto junto a picor de paladar y dolor de oídos. También existen cuadros de dificultad respiratoria y sibilancias en el pecho e hiperactividad bronquial, más conocida como asma.

En cuanto a nuestra piel puede sufrir urticaria, cierto hinchazón de partes blandas, eccemas y otras heridas.

 Tratamientos:

Existen varias opciones para aliviar y solventar los síntomas alérgicos. Siempre será el especialista quién indicará el mejor a pautar en cada caso particular. No obstante aquí tienes un listado de los tratamientos más comunes:

  • Antihistamínicos: para aliviar la piel con picos, rinitis y conjuntivitis.
  • Corticoides: asma, rinitis y afectaciones cutáneas.
  • Broncodilatadores: indicados para problemas respiratorios.
  • Vacunas o tratamientos de inmunoterapia: con el fin de curar la alergia

Estas causas, síntomas y tratamientos son los más comunes, existe una gran de variedad de síntomas así como de tipos de alergias. Como siempre, desde www.tudietasaludable.es recomendamos que si detectáis algún síntoma consultéis rápidamente a un profesional.